¡Los desayunos saludables no tienen por qué ser tan complicados!

Sabemos que el tiempo lo es todo. Muchas veces no podemos desayunar de manera completa porque tenemos mucho que hacer.

Pero la planificación es la mejor solución. El no desayunar completo, automáticamente provoca que nos mantengamos durante el día sintiendo mucha hambre, con ansiedad, aumentando la probabilidad de que comamos golosinas o piqueos llenos de colorantes.

A continuación, 4 recetas fáciles para preparar el desayuno desde la noche anterior.

Muffins de huevo y vegetales

Algo así como un omelette en forma de muffin. Súper fácil de hacer, y práctico para guardar en la refrigeradora y nada más sacar y recalentar en el hornito o en el microondas.

Mezclas 2 huevos (o 1 huevo + claras), + cebolla, espinaca, tomate o lo que quieras, puedes agregar queso o pechuga de pavo. Pones la mezcla en un molde para muffin, horneas por 8-12 minutos, y los congelas.

Al día siguiente solo los sacas y lo metes un par de minutos en el microondas o 5 minutos en el hornito. Lo puedes acompañar con tortillas, frutas, o palta.

Waffles o pancakes de avena

Ingredientes (para 2 panqueques)

  • 3 claras (o 2 huevos)
  • 3 cucharadas de avena
  • Media banana

Preparación

Batir, procesar o licuar todos los ingredientes hasta que quede una mezcla homogénea. Luego calienta una sartén a fuego medio y vuelca la mezcla (aproximadamente ¼ de taza). Cuando la masa se despegue sola, estará lista para darla vuelta.

Cocínalo del otro lado, retíralo y sírvelo con lo que quieras: la media banana que te sobró, miel, mantequilla de maní sin azúcar, mermelada, frutas de estación, frutos secos… ¡lo que se te ocurra!

Puedes hacer muchos, y tenerlos congelados. En la mañana mientras preparas el café o té, los pones en el hornito o en la tostadora.

Avena refrigerada (Overnight oats)

En un envase de vidrio mezclas:

  • 1/4 o 1/2 taza de avena en hojuelas
  • 1 taza de líquido (leche, agua, leche de almendras, soya, etc)
  • 1 cucharada de semillas de chia
  • Endulzante a tu gusto

Esa es la receta base; a eso le puedes agregar cocoa sin azúcar, canela, vainilla, nuez moscada, proteína en polvo, etc. Y los refrigeras toda la noche. Al día siguiente le puedes agregar yogurt griego, o alguna fruta.

Es simplemente de tomarlo de la refrigeradora y llevártelo. La chía hace que la avena quede súper cremosa y espesa.

Huevos duros

Los huevos duros, pueden ser la mejor solución. Puedes hervir varios huevos, dejarlos en la refrigeradora y acompañarlos con pan tostado y aguacate, galletas de arroz, galletas integrales, o frutas.

Estas ideas pueden salvarte de tener que desayunar una simple barrita, galleta o repostería poco saludable. Lo único que ocupas es planificar tus comidas con anticipación. Además es una manera buenísima de ahorrar dinero mientras cuidas tu alimentación.