Estudiar online o desde casa no debe restarle la productividad a nuestros días. Hoy te enseñaremos a organizarte y a aprovechar al máximo lo que sea que estés cursando en línea.

Por la pandemia del COVID-19, muchos estudiantes de todo el mundo se han visto obligados a dejar la educación presencial y han decidido optar por la remota. Asimismo, hay personas que se han animado a llevar un posgrado para ‘sacarle el jugo’ a los días de cuarentena.

Sea cual sea tu caso, estos tips te ayudarán a triunfar en tu educación virtual. ¡Toma nota!

Tener una rutina

Teen girl doing homework on her laptop

Cuando cursamos una clase presencial, solemos cumplir con los horarios establecidos. En cambio, cuando estudiamos desde casa, tendemos a desestructurar nuestras rutinas, lo cual puede llevarnos a perder la productividad o incluso las ganas de aprender.

Entonces, teniendo la libertad de escoger nuestros horarios vamos a estructurar una rutina en base a todas las actividades que debemos hacer en el día a día. ¿La ventaja? Tú impones las horas y nadie mejor que tú, sabe lo que no puedes dejar de hacer.

Propón los objetivos que quieres alcanzar, y asegúrate de que en tus horarios haya un equilibrio entre ser productiva y el descansar.

Planear tus tareas

La mejor manera de planear tus tareas del día, es organizándote semanalmente. De esta manera, no se te escapará nada. La idea de esto es ir cumpliendo con tus deberes poco a poco sin recargarte un solo día de todos.

¿Cómo lograrlo? Puedes hacer uso de un calendario virtual o impreso, un bullet journal o un planner. Ahí, vas a dividir tus actividades en bloques de tiempo (puedes pintarlos de diferente color para identificarlos). Llena así todos los bloques de tu semana y sin darte cuenta, tendrás un horario estructurado y con cada hora del día planeada.

Esta es una buena idea si no sueles tener imprevistos. En caso, no estés muy segura de las horas de las que dispondrás para estudiar, solo escribe en tu planner semanal los objetivos de cada día de la semana, sin una hora específica. Elige el método que mejor te funcione, según tu estilo de vida y preferencias.

Tener el material necesario

No esperes un día antes del examen para recién averiguar qué material se suponía que debías leer. Ten todo tu material disponible y organizado.

Si eres de las que prefiere leer separatas en físico (no online), es recomendable imprimir todos los artículos y dividirlos en folders o archivadores por curso.

Por otro lado, si eres de las que disfruta más leyendo el material en su versión digital. Descárgalo todo y organízalo por carpetas en tu computadora o tablet. Una buena idea es subirlo en carpetas de Google Drive y llevarlo contigo a donde vayas. Si tienes unos minutos libres, podrías hasta leer desde tu celular.

Espacio de trabajo

Estudiar desde casa no es fácil por las distracciones que podemos encontrar: la televisión, nuestros familiares o compañeros de cuarto, nuestras mascotas, etc. Por ello, es necesario contar con un espacio que sea únicamente de estudio y que esté lo más alejado posible de la bulla y elementos que puedan desconcentrarnos.

Lo ideal es contar con un escritorio o mesa que se use únicamente para el estudio. Ahí debes mantener solo los objetos necesarios para el aprendizaje: libros, laptop, separatas, lapiceros, etc.

Distracciones

Estás estudiando desde casa pero debes recrear lo máximo posible el aprendizaje como si estuvieras en el colegio, universidad o instituto. Así que aleja por completo todo aquello que te distraiga, sobre todo el celular.

Acuérdate que estudiar online requiere disciplina, y nadie más que tú, puede asegurar que cada una de las normas se cumplan.

Acorazonada, cuéntanos en los comentarios si estás llevando algún curso en línea y cuál ha sido tu experiencia hasta el momento. ¿Tienes algún tip de productividad? Compártelo con nuestra comunidad.