Hablar con tu ex puede ser muy tentador en circunstancias normales. ¡Y en cuarentena, lo es aún más!

Si recientemente terminaste una relación con alguien o simplemente estás soltera y aburrida, es probable que se te haya pasado por la cabeza conversar con tu ex en estos días de confinamiento. Pero, ¿qué consecuencias puede traer esto para tu salud mental? ¿Es recomendable o no hacerlo?

Si bien el corazón dice “¿qué es lo peor que podría pasar?” mientras tus dedos escriben un sútil “hola” por WhatsApp, DM de Instagram, o Facebook Messenger. La razón dice otra cosa: “¿Qué mi*rda haces?”.

Pero cada caso es distinto, cada relación es un universo desconocido para todos excepto para los protagonistas, y el mundo interno de cada individuo también es único. Por lo que la psicóloga experta en dependencia emocional y autoestima, Silvia Congost resuelve los distintos escenarios que se puedan presentar, para que te identifiques con uno y te sea más fácil tomar una decisión.

Si terminaste hace poco…

“Las personas que tienen una ruptura reciente es lógico que lo pasen peor estando confinadas que aquellos que rompieron su relación hace más tiempo, pues puede que el proceso de duelo esté más avanzado y no tengan tanto anclaje con la pena o rabia”, explica Silvia.

Nadie está preparado para vivir un confinamiento como este. El lunes es igual que el miércoles, el sábado igual que el martes. “Esto hace que a nivel emocional tengamos más altibajos, que podamos pasar un día entero llorando, sin ganas de nada. Le puede pasar a todo el mundo y debemos permitírnoslo“.

Aburrimiento

“Uno de los motivos por los cuales es probable que quieras hablar con tu ex es por aburrimiento, sobre todo si fuiste tú la que dejaste la relación”. Si no terminaron por algún motivo tóxico, quizás lo ves como un amigo o amiga, y bueno, igual ya te habías cansado de ver Netflix así que “vamos a ver qué tal le va”.

Quizás esa persona se está esforzando por ya no pensar en ti, por pasar la página. Y si, de pronto, recibe un mensaje tuyo puedes desmoronar su avance por completo. “Si esta es tu situación, no contactes a la persona que acabas de dejar hace poco porque esto puede venirle bastante mal y puede hacer que sufra más de lo que puedes imaginarte”, refiere la especialista.

Si terminaste hace tiempo pero estás soltera…

Quizás terminaste una relación hace tiempo, saliste con alguien pero no funcionó, y sigues soltera. Es normal tener sentimientos encontrados durante la cuarentena, sobre todo porque la soledad no es una buena compañera.

Soledad

Para Congost, “si hemos dejado una relación y no estamos enamorados de alguien, no hay nadie que nos haga vibrar o ilusionar. Es normal que nuestra cabeza nos lleve a esa última relación que tuvimos, es fácil que nos vayamos directamente ahí, justo a donde no deberíamos ir”.

“No caigamos en excusas, por favor”. Hablarle para saber si está bien, quizás se contagió de COVID-19, y su familia “cómo andará su padre, que es muy mayor…”. Todas estas son excusas para justificar el sentimiento de soledad, que solo nos llevan a un autoengaño.

Si fue una relación con dependencia emocional…

Los casos de dependencia emocional son aquellos en los que uno vive una relación que no le hace bien pero es incapaz de cortar el lazo.

“Si nos costó mucho cortar este lazo pero finalmente lo hicimos, y ahora, por estar confinados, no podemos aguantar el síndrome de abstinencia, y le hablamos a esa persona. Es como acabar consumiendo esa droga a la que estábamos enganchados. Es una recaída“.

Cuando es una relación de dependencia emocional es habitual que haya recaídas. El “amiga, date cuenta” nace de ahí, del patrón de terminar y volver innumerables veces con la misma persona. Pero no es lo más recomendable.

Ante esta situación, la psicóloga recomienda distraernos con alguna cosa o llamar a alguien que nos recuerde por qué no deberíamos volver a esa persona que nos hizo daño.

Si tienen hijos en común…

Sí o sí tienen que hablarse por el bienestar de sus hijos, sobre todo si son pequeños. Aún así, la especialista recomienda tener el mínimo contacto posible. “Siempre podemos reducir el contacto aún más de lo que ya lo estamos haciendo. Con detalles como pasar directamente el teléfono al niño para que lo salude”.

Finalmente, Silvia recomienda estar atentas a todo lo que se siente en el cuerpo cuando escuchas sobre esa persona, sabes algo de ella, incluso cuando se cruza por tu mente. Tu cuerpo sabrá decirte si aún sientes algo o no. Recuerda que más allá de lo que diga tu corazón, tu salud mental y tu paz interior no son negociables ni en cuarentena, ni bajo ninguna circunstancia.