El ‘journaling’ (escribir un diario) es un hábito que se ha popularizado en los últimos años. No por una cuestión de moda sino por los múltiples beneficios que puede traer a la vida personal de quien practica esta actividad todos los días.

La mayoría de nosotras escribíamos diarios cuando éramos pequeñas; sin embargo, no teníamos un propósito más allá de plasmar nuestras vivencias y sueños a través de un pasatiempo. ¿Existen otros motivos para tener un ‘bullet journal’ en la vida adulta?

Cinco razones para escribir un diario

Es terapéutico a nivel psicológico:

Un diario puede ser la mejor herramienta para desahogarte. Muchas de nosotras tendemos a guardar ciertos sentimientos, emociones, y pensamientos. Acumulamos tantos que, de pronto, un día explotamos y no tomamos las mejores decisiones.

Si sufres de ansiedad, escribir puede ser tan terapéutico como salir a correr o meditar. Te ayuda a vincularte con el presente, a ser más consciente de lo que ocurre en tu vida y de cómo reaccionas ante ello. Además de drenar tus emociones en una hoja de papel, en vez de caer en vicios que intenten taparlas.

Te ayuda focalizarte en tus metas y objetivos:

Escribir lo que haces en el día a día te ayuda a identificar a qué le estás dedicando tu tiempo y energía. Te plantea cuestiones como si realmente quieres seguir por ese camino o si prefieres probar algo nuevo.

¿Dedicas 2 horas a ver Netflix pero ‘no tienes tiempo’ para avanzar tu tesis o hacer ejercicio? A través del journaling puedes ordenarte y organizarte mejor, plantearte nuevas metas.

Te reta a practicar la escritura:

Escribir un diario no tiene por qué ser monótono o aburrido. Haz de tu ‘bullet journal’ tu mejor amigo -como hizo Ana Frank con su ‘querida Kitty- y escribe la historia de tu vida de la manera más creativa y artística posible.

Nadie más conoce mejor tus vivencias: piénsalas, interprétalas y plásmalas sin miedo, deja que fluyan las palabras y disfruta de redactar un libro por y para ti.

Te compromete contigo misma:

El ‘journaling’ es un hábito y como tal es un compromiso y una responsabilidad que te debes a ti misma. Nadie va a fiscalizar si escribiste o no, al igual que nadie anda pendiente de si te duchaste o no, pero hacerlo forma parte del autocuidado y amor que nos tenemos a nosotras mismas.

Incorporar este buen hábito te puede ayudar, además, a descartar viejos hábitos. Por ejemplo, si antes solías comer en exceso (atracones) cuando estabas bajo mucho estrés, puedes plantearte el cambiar ese mal hábito por la escritura. Al comienzo quizás cueste, pero con la repetición constante será parte de ti y ni siquiera te lo plantearás.

Escribes tu propio mapa de recuerdos:

Si aún conservas tus diarios de la infancia, dales un vistazo y verás cómo mágicamente te transportas a esos momentos que viviste. Recordarás cosas que olvidaste o que ya no tenías tan presentes.

Un diario es un registro de vida escrito por ti misma que te ayuda a conectar con tu ‘yo’ del pasado y a entender cómo llegaste a donde estás ahora.

¿Necesitas más razones para empezar con el journaling? Palabra de Acorazonada, escribir un diario te ayudará a conocerte mejor, y si no nos crees, inténtalo y coméntanos qué tal te fue.

[TAMBIÉN TE INTERESARÁ: Tres ejercicios para fortalecer tu autoestima]

¿Qué es el Bullet?

El Bullet Journal es un sistema (framework) que permite organizar las listas de tareas de una forma específica y enfocada a resultados. A casi todo el mundo le gusta hacer listas, porque así es más o menos como funciona nuestro cerebro, que lo cataloga y categoriza todo.

¿Qué cosas poner en un bullet Journal?

  • Tus resoluciones anuales.
  • Tus metas mensuales.
  • Un rastreador de objetivos.
  • Un rastreador de hábitos.
  • Un registro de gastos.
  • Una lista de lectura de libros.
  • Una lista de libros para leer.
  • Una página ilustrada con cosas que te hacen feliz.

¿Qué es necesario para hacer un bullet Journal?

Para empezar tu Bullet Journal solo necesitas una libreta o cuaderno en blanco y un bolígrafo. Si quieres personalizarlo y hacerlo más bonito te serán útiles: rotuladores, post its, pegatinas… Serán tus herramientas para llevar un registro claro y comprensible de tus actividades.